Directas | Indirectas


¿De qué sirve dejar las indirectas de lado y tirarle palos a un gil de goma? ¿Para qué gastar energías en juntar las bolas que hacen falta, desembuchar y que el resultado no sume? Entonces no sólo importa poder tener las agallas necesarias para decir lo que se quiere decir. También hace falta que la persona a la que le decís bien directa lo que le querés decir, entienda al vuelo y reaccione (porque si solo entiende al vuelo pero se hace el dolobu, la cosa no funciona).

8 personas me dijeron esto, esto y esto:

Madie dijo...
17 de agosto de 2009, 13:46

No vale la pena gastar energías si sabemos, de entrada, que lo que vamos a decir no va a tener efecto alguno. Es eso de "elegir las batallas". Para qué gastarse?

Leila dijo...
17 de agosto de 2009, 20:15

no se hace el boludo. no le interesó. fin del asunto. que pase el que sigueeeeeee!

.:Lolita:. dijo...
17 de agosto de 2009, 21:53

Vos lo dijiste, es un gil de goma, le tires lo que le tires, todo le va a rebotar.
Ahorrate las bolas que juntaste para sentar de culo a alguien con tanta sinceridad. Pero a alguien que lo merezca, no a un gil (claro que nunca lo sabemos hasta que lo hacemos, no?).

Bárbara dijo...
18 de agosto de 2009, 1:09

Yo creo que valió la pena, al menos vos dijiste lo que tenías ganas y fuiste directa. Si el no captó, no reaccionó, o se hizo el boludo... como dijeron por arriba: next!.

La solitaria dijo...
18 de agosto de 2009, 10:01

Dijiste lo que tenías ganas de decir, eso es genial. Si el otro es un salame, y bueno problema del él.

Mechi.- dijo...
18 de agosto de 2009, 11:00

Por ahi no entendio en serio... viste que a algunos les cuesta un poco :P

Y si no, sirve para sacarte la duda... por decirte algo :S

Indignada dijo...
18 de agosto de 2009, 14:57

el tema es que una vez que decis lo que quieras decir, lo que sigue no depende de vos...
Y hay mucho gil de goma dando vuelta.

Vir dijo...
20 de agosto de 2009, 15:51

vos dijiste lo que dijiste, si el otro no entendió, problema suyo...

Deja un comentario

Acá te dejo un lugar para que me critiques, para que opines, para que escupas y vomites lo que tengas ganas de escupir y vomitar. Tomá, ahí tenés.