o b s e


Veo un lugar libre al fondo. Me siento. A la izquierda, un flaco. A la derecha, una señora de más de cincuenta. Subo la música y me quedo mirando a la gente. En eso, veo la espalda de una chica de mi edad que se desata el pelo para hacerse una media cola. Ponele que tenía el pelo por la cintura, mucho, lacio y castaño. Ya con los brazos en posición, desenreda un pelo que no necesita ser desenredado. Una vez. Dos veces. Tres veces. Cuatro veces. Cinco veces. Seis veces. Siete veces. Ocho veces. Nueve veces. Diez veces. Once veces. Doce veces. Trece veces. Y sigue intentando buscar una media cola perfecta, peinándolo con los dedos, pasándolo de una mano a la otra. Lo ata. Finalmente, lo ata con una gomita roja (que le hace juego con el pantalón). Antes de bajar los brazos, una vez más se lo peina, se lo toca, y lo pasea de izquierda a derecha y de izquierda a derecha. Una vez. Dos veces. Tres veces. Cuatro veces. Cinco veces. Seis veces. Siete veces. Ocho veces. Nueve veces. Diez veces. Once veces. Y yo la miro y pienso que mejor la sigo mirando y después les cuento a los que me leen que vi a una mina insoportablemente obsesiva con su pelo, con su media cola. Ya gente así me saca de quicio.


Sí, yo también necesito hacerme co*er.

12 personas me dijeron esto, esto y esto:

Lol-it! dijo...
15 de septiembre de 2009, 16:49

Ese es el momento justo para que a vos te agarre calor, abras la ventana del bondi, y se le vaya el peinado a la mierda.

Bárbara dijo...
15 de septiembre de 2009, 17:04

Jajaj a mí de por sí me molesta la gente que se toca mucho el pelo, o peor, que te lo toca a vos. Para muchos es tierno que, ponele, tu novio te toque el pelo, pero a mí me re jode. Yo también necesitaré hacerme co*er?

Robert dijo...
15 de septiembre de 2009, 17:21

Te hubieses acercado y susurrado al oído:
"No quiero decirte nada pero mientras te tocás el pelo se te están cayendo mechas de cabello, cuidate q te podés quedar pelada, es más ya se está notando"

Te aseguro que esa mina no se toca más el pelo :D

Mai dijo...
15 de septiembre de 2009, 18:36

Pero no le quedò ningun globito... no?
No sé si es mas obsesiva la minita peinàndose o vos que le contabas las veces que se tocaba el pelo!
Let it be!

Chica pentaprisma dijo...
15 de septiembre de 2009, 19:26

Jajajajaja.
¡Es muy loco!
Eso pasa, quedarse mirando gente que se nota que es maniática con algo.
A veces por el cuelgue, otras porque también es de maniáticos observar todo xD

Saludos
Chicapentaprisma.

Menage A Trois dijo...
15 de septiembre de 2009, 20:21
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Menage A Trois dijo...
15 de septiembre de 2009, 20:22

vamos a lo importante...
la mina estaba buena?
como venía de escote?

ah no, no, no, cierto.
debería guardar compostura.
y tratarla de "usted", a usted.
Saludos y cariños afectuosos.

Lúma dijo...
15 de septiembre de 2009, 20:31

jaja.. obsesiva la mina? na.. igual o te entiendo... no la hubiera podido dejar de mirar tampoco...!! me sacan de quicio también...!!!

Luz o como se te antoje llamarme dijo...
15 de septiembre de 2009, 23:48

jajajaaj yo a soy de las que se tocan mucho el pelo, pero ya es inconsciente, aunque hay dias en que ni me peino y salgo y que quede como quede, total si le jode a alguien es al resto a mi no.
A mi me molesta los que tienen mania con el arito de mierda, el del costadito de la boca ya sea arriba o abajo, me enferma!

La solitaria dijo...
16 de septiembre de 2009, 10:13

Me sumo al primero comentario! Que lindo despeinarla!

La Rubia dijo...
16 de septiembre de 2009, 12:29

Admiro que te hayas quedado mirando.
A mi la paciencia ya se me agotó hasta para las cosas que no tienen que ver conmigo. Me he cambiado de asiento o de vagón en el tren por cosas menores a esta.

la secretaria dijo...
16 de septiembre de 2009, 14:04

ja, la miraste tipo superada censora o con cara de nada? yo soy muy mirona, viste? pero tengo estudiado mi personaje para no desequilibrar el paisaje

Deja un comentario

Acá te dejo un lugar para que me critiques, para que opines, para que escupas y vomites lo que tengas ganas de escupir y vomitar. Tomá, ahí tenés.