Del odio al amor hay un solo paso


De repente, ni sé cómo, esta madrugada me vi rechazando una invitación para ir a dormir a la casa del tucumano que me pareció insoportable durante los dos años que duró mi ciclo de licenciatura. Más de setecientos cincuenta días de odio para terminar chapándomelo la noche en la que finalizamos la cursada, en el auto de mi superamiga.

7 personas me dijeron esto, esto y esto:

O(ʜ)livia dijo...
21 de noviembre de 2009, 16:42

jajajaja...
pero no me quedó claro... estuviste bien o no en rechazar la invitanción??
sigue el odio??
aggrrr... tus post breves van a terminar con mis nervios!!!
jejeje

suoperamiga dijo...
21 de noviembre de 2009, 20:39

me senti cupido y remisero al mismo tiempo! jajajajajaa

Antonella dijo...
21 de noviembre de 2009, 21:36

A quien no le pasó esoo.
Verdaderamente cierta la frase

Mariana ~ dijo...
22 de noviembre de 2009, 18:50

por algo dicen que el roce hace el cariño, y no especifican que tipo de roce ni que tipo de cariño.

Dolo dijo...
23 de noviembre de 2009, 0:14

jjaja muy gracioso. y rocker??

dæni dijo...
23 de noviembre de 2009, 12:55

El odio, a veces evoluciona en ganas. En deseo, en inconsciente puro. Y me encanta.
Aplausos

Deja un comentario

Acá te dejo un lugar para que me critiques, para que opines, para que escupas y vomites lo que tengas ganas de escupir y vomitar. Tomá, ahí tenés.